1945 – Una historia singular

Una historia singular

1945

Al final de la guerra, William Wilcox (conocido entre sus amigos como Bill) obtiene el contrato de Ealing Studios para el suministro de servicios de vehículos y empieza a trabajar como chófer para los actores y los equipos de rodaje.

Bill pronto se da cuenta de que, en lugar de alquilar las limusinas, las podría comprar y vender él mismo.

Pronto, los directores de funerarias que compran las limusinas empiezan a pedir también coches fúnebres.